Entradas anteriores

lunes, 11 de junio de 2012

El hombre detrás del Ironman

-->
Post  relacionados:
Participación Enric Extreme Man Salou 226: Crónica de un Ironman 
Video: Participación Enric Ironman Niza
   


(JPG)   El Ironman es la prueba más exigente del triatlón.  No solo requiere una excelente condición física, si no además gran madurez mental, control emocional, dominio de técnicas específicas de tres deporte, y gran capacidad de concentración para no incurrir en penalizaciones. 

  Pero, ¿quién puede ser un Ironman? ¿Cómo se logra? ¿Por qué intentar serlo?

  Tenemos la suerte de conocer a uno de ellos para que nos responda a estas y otras preguntas: Enric Gómez. Acudió a Javi porque estaba lesionado de la rodilla; le habían comentado de su técnica de “punción seca” y lo efectivo que era para recuperaciones rápidas; se presentó en su consulta y le dijo: tienes 6 semanas para recuperarme, quiero hacer el ExtremeMan de Salou 226.

  Ahora lo tenemos una vez sobre la camilla. Esta vez más contento… sin dolor, sin lesiones.  No deja de repetir “estoy feliz” con una sonrisa inocente que deja entrever que no es consiente de lo que ha hecho… ni de lo que es capaz de hacer. Después de competir durante 12 horas 59 minutos y 34 segundos …después de recorrer a nado, en bici y corriendo 226,06 km… simplemente se siente feliz.

  Mientras Javi le recupera la musculatura, esta vez sin agujas, yo aprovecho para hacerle una entrevista y conocer a un Ironman de verdad, no de la Marvel.

 Con 27 años es consultor; viaja mucho por temas de trabajo y eso no le permite entrenar como quisiera.  Últimamente tiene que ir muy seguido a París, pero solo conoce la “ciudad del amor” a través de la ventana de la habitación del hotel porque el resto es trabajar.  Captura con su iphone unas panorámicas increíbles de la ciudad y nos las muestra encantado, feliz… él es así. Ya volveré para hacer turismo, comenta sonriente y seguro de que así será.

  Desde pequeño como todos los niños hace deporte, especialmente baloncesto.  Luego, comenta, estando de Erasmus en Lyon hice una carrera de 10 kmEntrené mucho y mi objetivo era terminarViendo quién es ahora, no dudamos en que la terminó sin mayores esfuerzos, aunque él asegura que fue su primer gran reto.  De ahí le cogió el “gustirrín” a esto de correr y comenta que, los 10 mil y la media maratón son mi gran pasión. Y salir a correr escuchando música, es mi regalo del día.

  Pero no se conformó con correr. ¿Cómo llegas a pensar en hacer un Ironman?... empecé por la Garmin distancia olímpica, por probar.  Estaba super cagao -reconoce entre risas-. La hice con bici de montaña.  Y después siempre quieres más…y con el tiempo llegó el Ironman Niza en 2011. Cogí el coche; recuerdo que era viernes de San Juan…la emoción del viaje…Fue especialSin embargo, rápidamente sale de su nostalgia y nos asegura con rotundidad que el más bonito fue el Medio Ironman de MallorcaEnric nos deja ver que es un gran deportista porque es una gran persona;  valora cada competición, no por la exigencia o por el reconocimiento que la misma pueda aportarle, eso parece no importarle mucho (o por lo menos no más de lo necesario).  El cariño de sus recuerdos lo ocupan las sensaciones, el paisaje, las personas que lo acompañan, lo poco o mucho que disfruta cada prueba, la experiencia del viaje… da la sensación que no compite para ganar (ni siquiera a si mismo), si no para compartir con otros, para hacer deporte… creo que compite para vivir.

  Y esto me hace preguntarle: ¿La actitud que tienes hacia el deporte, la tienes también en tu trabajo, con tu familia, amigos, etc?. Casi sin pensarlo, me responde: Sí! Mentalmente te haces más fuerte y asumes muchos retos. Sabes que hay cosas que te pueden dar miedo, pero también sabes que con esfuerzo, constancia y motivación lo superas seguro. El que es un Ironman en el deporte, es un Ironman en la vida.   Enric tiene claro que para participar en competiciones deportivas de alta exigencia, el “componente” mental es lo más importante: tienes que estar muy fuerte mentalmente, porque nunca entrenas tantas horas seguidas… yo entreno unas 12 horas a la semana, no es mucho, con lo cual, siempre llega un punto en la competición en el que no sé lo que pasará.  Y este entrenamiento mental, también se ve reflejado en mi vida cotidiana.

  Pero Enric no está solo.  Siempre habla de su familia y muy especialmente de su hermano; son fundamentales para conseguir esa fuerza mental, esa actitud ante los retos que lo impulsan siempre a dar más.  En el tramo de running del Extreme Man 226 (42,2 km=Maratón) hay que dar cuatro vueltas al circuito, y en las tres primeras vueltas dan una pulsera hasta completar la cuarta. “Quiero otra pulsera–recuerda que le decía su madre- y yo le respondía: “ahora te la traigo”.  Las vueltas no se te hacen tan eternas.  Es como si te tomaras un gel anímico.

  A pesar de que la conversación es distendida y podría haber durado muchas horas más (por lo menos por mi parte) porque Enric es un buen “contador de historias” y, como es evidente, tiene muchas historias por contar, preferí pasar a la batería de preguntas, a ver cómo se defiende este Ironman con respuestas cortas… o no tan cortas…

¿Qué se debe tener para ser un Ironman?
Motivación, constancia, esfuerzo. Tienes que estar dispuesto a hacer sacrificios.

¿Cuál es la competición que recuerdas con más cariño?
¡El primer Ironman!...No, espera… Sin duda: ¡la primera Maratón de Barcelona! fue muy especial para mi. Mi hermano me siguió en metro, me esperó en cuatro puntos distintos del recorrido.  Fue el gran reto.

¿Cuál es el siguiente reto?
Kilian’s Classik, el 7 de julio, 45 kms corriendo por montaña (mira a Javi buscando su consentimiento… sabe que debe ir con cuidado para no recaer en la lesión que casi lo deja fuera del Extreme Man 226. Javi le sonríe como el artista que se deja sorprender por su propia obra… sabe que lo pondrá a punto para competir sin dolor y sin riesgos)

¿Cómo te ves con 50 años de edad?
Me gustaría pensar que con 50 años estaré haciendo lo mismo… con un dorsal del Ironman de Hawaii.

¿Qué lees?
No mucho… me gustan las autobiografías, la última fue “Qui vol una vida millor!” de Marcel Zamora.

¿Qué escuchas cuando corres?
Me motiva mucho el tecno y el trance.

Lugar favorito en el mundo.
En febrero: Puesta del Sol corriendo por las playas de Canarias.

¿Playa o montaña?
¡Playa! me encanta el sol.

¿Hobbies?
Me gusta el “copeo” con los amigos y bailar.

¿Vives solo o acompañado?
Comparto piso con una chica, pero por temas de trabajo y ocio, no solemos coincidir en el espacio-tiempo, así que podemos decir que Solo.

¿Deporte individual o en equipo?
Me dicen en el trabajo que soy un tipo “muy de equipo”. He jugado siempre al baloncesto, y aunque no era el mejor, era el que unía.  Correr lo hago solo, pero pertenezco a un equipo. Me gusta compartir.

Tres palabras que te definan
Motivador, trabajador la tercera se le atasca, se le resiste, no la encuentra, pero finalmente llega:  perfeccionista.

  Hace muchos años que no hacía una entrevista personal… llevo mucho tiempo apartada del periodismo y debo decir que fue un gustazo reencontrarme con este género a través de Enric… Desde el principio dispuesto a responder y con ganas “de más”, Enric me apresuraba cada vez que nos extendíamos en conversaciones que nos llevaban fuera de la entrevista: ¡Venga! no nos desviemos ¿que más? ¡pregúntame! 

  Enric es una persona que no se muestra, no es protagonista.  Pero sí que comparte, le gusta “estar”.  Así que si tienes alguna pregunta para él, déjalo en comentarios y se la haremos llegar en la próxima sesión de fisio...de la camilla no se puede escapar! Estoy segura que estará encantado de seguir participando en kilometro30 y compartir sus experiencias con todos vosotros.

Enric celebrando con su familia



(JPG)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...