Entradas anteriores

miércoles, 29 de agosto de 2012

De Cal Jan a el estanque de Montmalus



Montmalus
Estanque de Montmalus
(JPG)  Este verano, como no podía ser diferente, repetimos excursión en la Cerdanya.  Es una zona que nos gusta especialmente por su belleza natural, la limpieza de los caminos y la buena señalización de sus rutas... y sobre todo porque tenemos buenos amigos que hacen camping en la zona y, además de alojarnos en su parcela, nos preparan excursiones llenas de sorpresas.  Esta vez caminamos de Cal Jan de la Llosa a el Estanque de Montmalus.

   El acceso en coche se hace a través de la N-260 hasta Martinet, para desviarnos hacia Lles, seguimos hacia Viliella y abandonamos la pista asfaltada hasta Cal Jan. Algunos coches deben aparcar antes y terminar de subir caminando, ya que la lluvia o nieve (según la época del año) hacen que la carretera sea intransitable. Para dejar el coche arriba has de pagar 2€ a la persona que se encarga de cuidar gran parte de la zona de Llosa hacia el estanque, ya que son terrenos privados (se permite el acceso pero no la caza).  Cuando ya estés de vuelta con la boca seca, escaso de fuerzas, con unos 20 km en las piernas y tu único pensamiento sea el de una bebida fresquiiiita, esta misma persona podrá hacer tus deseos realidad, ya que tiene a la venta refrescos, agua y cerveza. 

Flora Vall de la Llosa
Flora de la zona
  Emprendemos ruta cruzando el río.  Empezamos con una subida prolongada (pero sencilla) para ir calentando motores y adentrarnos en la Llosa.  El camino, bien señalizado con marcas rojas y blancas nos guia por el GR 11-10... no tiene pérdida. Avanzamos por la Llosa disfrutando de un paisaje que no tiene desperdicio por la riqueza tanto de su flora como de su fauna y, siendo que éramos un grupo de seis personas había ojos para todo, tanto así que Juan, el más conectado con la naturaleza, logró divisar un piquituerto (era el único que podía divisarlo, porque el resto de nosotros -ignorantes- no sabíamos ni que existía!).  No alcanzamos a hacerle una foto, así que os "linkeo" al blog de Pedro Tejo, fotógrafo de naturaleza, para que descubráis a este pájaro de pico tan curioso.

Vall de la llosa
Disfrutando de las sorpresas de la Llosa
  Cruzamos el río a través de un puente de madera para llegar a un valle que invita sin duda a tirar de mantel y hacer un picnic mientras remojas los pies en el río (no fue nuestro caso... pero queda en tareas pendientes!) Pasamos por una laaaaaarga explanada que nos permitió caminar sin dificultad para contemplar las paredes de montaña que se alzaban majestuosas a nuestro alrededor.  Nos esperaban allí yeguas preñadas o recién paridas que cuidaban de sus potrillos... una escena siempre enternecedora que nos hizo parar la caminata por un rato.

  Aproximadamente 6 km después del inicio de la excursión nos encontramos con la Cavana dels Esparvers.  Con el río a nuestra izquierda emprendemos otro tramo de desnivel que ascenderá hasta otro valle donde ya debemos abandonar las marcas del GR 11-10 y guiarnos por fitas, dejando el río a nuestra espalda... o eso me pareció a mi (la orientación está en mis lista de "cosas por las que debo esforzarme"); pero para eso éramos 6 personas: Javi y otro amigo (más experimentado en esto de la montaña) ya se cuidaban muy-mucho de que no nos despistáramos de la ruta... aunque dejaban que la parte femenina del grupo practicara nuestra ya más que aceptada "desorientación".
montmalus
Admirando la belleza de Montmalus

  Y arriba, arriba del todo, justo al cruzar a Andorra, nos esperaba con los brazos abiertos el estanque de Montmalus.  Nos faltó tiempo para quitarnos las botas y meternos en sus  frías aguas... muy frías aguas. La recompensa había llegado.  Espectacular escenario y espectaculares sensaciones. Un buen bocata para reponer fuerzas y emprender el regreso.  Si vas con tiempo y quieres alargar la excursión, hay un refugio libre muy bien acondicionado con cuatro literas.  Tanto si te quedas como si no, no olvides llevar abrigo; está a más de 2.400m de altura y siempre te hará falta (sobre todo al salir mojado del estanque...)

  Del regreso poco os puedo explicar ya que nos perseguía una tormenta que nos hizo apretar el paso y "salir por patas"... como es típico de la zona, terminamos mojados, aunque no tanto como nos hacían sospechar los truenos que explotaban a nuestra espalda.

  En total fueron poco más de 20km con muy poco desnivel y con un recorrido muy pintoresco.  Así que si tienes la oportunidad, no te lo pienses: descarga la ruta en Wikiloc y disfruta de esta excursión.  Nosotros repetiremos en invierno...

(JPG)


   

   

     
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...