Entradas anteriores

lunes, 15 de abril de 2013

Raquetas de nieve Sí, raquetas de nieve No... raquetas de nieve a veces...

Valle de Ordiso
Puente en la Pradera de San Nicolás
(JPG)  Una de las características que más nos gusta de la visita a Torla en Semana Santa es que tenemos nieve segura.  Esto quizás no represente mayor atractivo para mucho de vosotros, pero para una persona como yo, nacida en el trópico y que tardó 30 años en pisar sobre blanco, es un aliciente muy grande para recorrer muchos kilómetros en coche, y luego otros tanto andando!

  Y este año íbamos a tiro fijo porque queríamos hacer raqueta.  Era la primera experiencia de Javi en senderismo con raquetas de nieve, y la segunda por mi parte, así que esto prometía.

  El año pasado partimos del mismo punto en la pradera de San Nicolás (Torla), pero en vez de coger el desvío al Valle de Otal, esta vez giramos a la derecha por pista al refugio de Ordiso, teniendo siempre como referencia el río Ara, para llegar a disfrutar de unas vistas increíbles del Valle de Ordiso.

valle de ordiso
Iniciando ascensión
   Aunque el recorrido es de tan solo 5 km con un desnivel de poco más de 200 m, la subida se hizo eteeeerna.   Desde el principio había mucha mucha nieve, así que nos pusimos manos a la obra y raqueta en los pies.  Fue más fácil de lo que pensábamos... hasta que llegamos a un tramo en el que no había nieve, o por lo menos no mucha... a partir de ahí, por la propia característica del valle, había tramos donde daba el Sol con todo su poder (por lo que no pisábamos ni rastro de nieve) y tramos completamente escondidos y fríos (donde teníamos por lo menos un metro de nieve). Lo complicado no fue caminar con raquetas, lo complicado fue ponérnoslas y quitárnosla cada 100 metros... agotadorrrr!

  Pero sin duda esto no fue suficiente para detenernos, así que seguimos subiendo.  El camino (en otras condiciones) es muy sencillo, está bien señalizado y las vistas son increíbles. Al principio es una pista rocosa y abierta que te permite disfrutar de los hayedos de la vertiente de enfrente.  Con el río siempre corriendo por tu izquierda, cruzas el Salto de Pich sobre el kilómetro 3.  A partir de aquí te adentras en un entorno rocoso impresionante con caídas de agua.  Una zona de pastizales es el preámbulo al refugio y, por tanto, al Valle de Ordiso.

  Aquí en el refugio hicimos parada obligada para comer, descansar y emprender la vuelta.  Temíamos que la vuelta se nos complicara con el quita y pon de las raquetas sumado a la pendiente de bajada.  Lo cierto es que ya haciendo bastante más calor conseguimos bajar usando solo los bastones, y en una hora ya estábamos abajo.  

Valle de ordiso
Plano de ruta
  Es una excursión familiar, muy sencilla de hacer y con muchos rincones para disfrutar; pero, si vas con ganas de caminar, de hacer montaña y echar el día andando, se queda corta!  En el caso que quieras seguir, en el refugio continua la ruta, aunque se pone un poco más complicada por terreno y desnivel.   Nosotros la dejamos para una próxima oportunidad ;)
(JPG)






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...