Entradas anteriores

lunes, 29 de julio de 2013

En la dulce espera: Ahora más que nunca tu cuerpo es pura energía!

   (JPG) En mi post anterior "Re-conociéndome" de esta serie "En la dulce espera" os hablé de los cambios del primer trimestre de embarazo y de cómo re-conocerse en una nueva realidad.

   Lo cierto es que un embarazo te cambia la vida minuto a minuto, por eso, hoy me centraré en el mes 4 y 5.  Puntualicemos lo más característico de esta etapa:

-La barriga me sorprendía cada día con más volumen, consiguiendo que la ropa que me servía ayer por la noche, no me entrara ni por asomo hoy por la mañana. 

-Las rodillas y las caderas me crujían (como los cereales) al subir/bajar escaleras mientras se readaptaban a la nueva carga.

-A todas estas, diez minutos de caminata por la playa me bastaban para sentarme a beber desesperadamente un cuarto de litro de agua y recuperar el aliento.

Era el momento de hacer un cambio!

  Pese a que me gusta mucho el deporte al aire libre y, por consecuencia, rechazo de forma natural las máquinas de los gimnasios porque me hacen sentir como un hamster dándole a la ruedecilla de la jaula (veáse imagen izq.), asumí que en esta nueva etapa era lo más efectivo para seguir en movimiento.

  Así que armada con mi mejor actitud, me puse la toallita al hombro y subí a la sala de máquinas dispuesta a hacer una media hora de bicicleta estática.  Cuál fue mi descubrimiento cuando vi una fila de bicis que parecían mucho más cómodas que las normales de toda la vida... sí es cierto que estaban ocupadas por personas mayores de 60 años (tirando bajo...) pero ya puestos a hacer, por qué no probar? Magnífico! Un  sillín amplio que aloja perfectamente mi "pompas traseras" en evidente expansión, un respaldo alto para descansar mi sobrecargada espalda, y para rematar, un pequeño ventilador que alivia el sofoco propio de las embarazadas.  Ante tanta comodidad y para mi sorpresa, terminé haciendo 16 km en una hora ;)

  Cansada pero contenta, me comí una pieza de fruta y me metí en la piscina; en seguida me dí cuenta que nadando en mi nuevo estado era un poco rápida para compartir el carril lento, pero muuuuuy lenta para entrar en el carril rápido... así que, ya asumiendo cambios y re-adaptando la práctica deportiva a mi actual realidad, me zambullí sin pudor en la piscina pequeña que utilizan para el aquagym de la tercera edad, o para el primer contacto de los bebés con la natación.  Segundo gran descubrimiento del día: el agua está templadita!!!! aaaiiichhhh que relax!!! Pensaba estar 20 minutitos chapoteando de un lado para el otro, pero en vista de este nuevo escenario y de lo bien que me encontraba, hice un hora de ejercicios propios para embarazadas.

  Te dejo un par de links donde puedes ver algunos ejercicios acuáticos específicos para embarazadas y ponerlos en práctica después de consultarlo con tu médico: Crecerfeliz.es (http://goo.gl/gHuoMV) y Fitymovimiento (http://goo.gl/EQs7qW) 

  Llegué a casa contentísima, con mis endorfinas a tope, satisfecha por mi esfuerzo y sobre todo orgullosa porque cuidarme es una forma de cuidar de mi bebé.

APRENDIZAJE: Cambios y re-adaptación. Ahora más que nunca tu cuerpo es pura energía; que cambiará de forma e intensidad.  Solo hay que estar atentas a estos cambios y tener disposición de re-adaptar tu día a día para dar respuesta a tus necesidades y a las de tu hijo.  
(JPG) 

embarazo y deporte
Registrando los cambios  (5 meses/Mayo)
 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...