Entradas anteriores

miércoles, 26 de febrero de 2014

Cómo ir a la montaña


(JAVI) Estamos en invierno, pero sigue asomando el Sol… normal que te entren ganas de darte un paseo por la montaña.  En este post daremos unas cuantas claves para que ese paseo se convierta en un día para disfrutar en la naturaleza evitando acciones que puedan ponerte en riesgo.

   Empecemos por repetir (y no me canso de repetirlo!) que a la montaña siempre hay que tenerle respeto. Por mucho que conozcamos el camino y lo hayamos hecho mil veces, siempre hay que ir preparado para todo, desde imprevistos climatológicos a pequeños percances como torceduras, herida en los pies, etc.

refugio carros de foc
Con mi hermano Juan en Carros de Foc
EN BUENA COMPAÑÍA
Como hemos comentado ya en algún post anterior en Kilometro30.es, a la montaña siempre 2 mejor que 1, es decir, en la medida de lo posible no ir solo.  Si es alta montaña con más motivo, puesto que en caso de accidente es muy posible que no encuentres a otro montañero que pueda auxiliarte.  Además de tu seguridad, compartir con amigos la experiencia de un buen día de montaña lo hace todavía más gratificante.

CLIMATOLOGÍA
   Si ya tienes confirmado quién te acompañará a la montaña, el siguiente paso es decidir qué día es el más adecuado.  Además de tu agenda, el día “D” lo determinará básicamente la climatología. Sí, ya sé que inspiran poca confianza las predicciones del tiempo, pero mejor eso que nada.  Normalmente nosotros consultamos la Agencia Estatal Metereológica y Meteocat… y entre las dos hacemos un promedio ;)

                                            ITINERARIO
Plano de ruta Valle de Ordiso (Huesca)
Plano Valle de Ordiso con cotas de desnivel
   Siempre, siempre, siempre debemos hacer una planificación de la ruta que queremos hacer: en la montaña no se vale improvisar.  Qué debemos saber? Es importante informarnos si el terreno es rocoso, piedra suelta o tierra, ya que esto nos ayudará a decidir cómo equiparnos.  Es imprescindible conocer la dificultad de la ruta, desnivel, altura o cota máxima, ya que así sabremos el nivel de exigencia y podremos calcular el ritmo que debemos llevar para llegar a nuestro destino a una hora determinada… si ves que el tiempo pasa y no llegas… oh-oh!

Una buena planificación te ayuda incluso a determinar cuánto llevar de agua, comida, etc. Esto es importante para que no lleves más peso del necesario.

FEDERARSE O NO FEDERARSE… THAT IS THE QUESTION
   Desde Kilometro30.es recomendamos siempre estar federados. Hay licencias autonómicas y estatales.  Eso ya depende de ti y lo que tengas previsto hacer.  Hay distintos tipos y precios para todos los “bolsillos”, pero es algo en lo que recomiendo no escatimar si vas a hacer de la ruta en montaña algo más que un paseo eventual.  En la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada y la Federació d'Entitats Esportives de Catalunya, entre otras ventajas tienes incluido precios preferentes en Refugios de Montaña, descuentos en empresas asociadas, pero sobre todo y más importante, tienes seguro de accidentes.

VESTUARIO DE MONTAÑA
   Siempre podemos ir en chandal o pantalón corto, zapatillas deportivas y con los calcetines que utilizamos para dormir… pero si vistes ropa técnica, notarás la diferencia, créeme!!!

   El calzado para la montaña debe ser ante todo resistente al agua. Siempre te tropezarás con un charquito o riachuelo donde meter el pié, y si se te moja, lo pasarás muy mal el resto del camino porque lo más seguro es que te salga una llaga o herida en el pié a consecuencia de la humedad además de la incomodidad de estar mojado y el chof-chof que escucharás en cada paso. Así que asegúrate que los zapatos sean “Gore Tex” y que los calcetines sean transpirables para, ya de paso, evitar la humedad por sudor.   La siguiente característica que debes tener en cuenta antes de calzarte para ir a la montaña es que los zapatos tengan buena sujeción al terreno. Es muy incómodo y agotador “patinar” y “patinar” cuando la intención es caminar… Además te puedes lesionar fácilmente.  Fíjate entonces que la suela tenga un “buen dibujo” muy pronunciado y no lisa.  Si te lo puedes permitir, existen calzados aun más específicos según las características del terreno: unos un poco más rígidos y duros si vamos por roca o piedras, o más flexible y ligero si es vía forestal, hierba o terreno blando.
Equipado para disfrutar sin pasar frío

   Si es invierno o vas a subir a cotas muy altas la ropa técnica es imprescindible por peso, volumen en la mochila, comodidad de movimiento, y efectividad de uso. Sobre todo hay que asegurarse que sea transpirable, de tal manera que no empape con el sudor.  No olvides llevar guantes, gorro, buff, calcetines de montaña (otros de recambio), pantalones gruesos e impermeables, camiseta térmica ajustada al cuerpo, forro polar o chaqueta de plumas, y chubasquero. 
 
   En verano todo se aligera más, pero no te fíes del calor.  Aunque mucha gente suele llevar pantalones cortos, yo los prefiero largos para evitar heridas en cualquier resbalón o los arañazos de las ramas.  Por ser verano, las mujeres también suelen echar mano de las camisetas de tirantes; en este caso, ojo con las rozaduras de la mochila en los hombros, así como de la incidencia del Sol que después de horas de caminata puede llegar a quemar sin darte cuenta… por eso, si te puedes poner camiseta manga corta, mejor!  De igual manera, para protegerte del exceso de Sol, lleva siempre un buff para la cabeza o la nuca… notarás el alivio.  Y nunca olvides un cortavientos o chubasquero, y una chaqueta, porque en la montaña sea la época que sea, siempre puede hacer frío y/o llover.

   En la mochila debemos llevar un mínimo de material indispensable, pero por norma general te recomiendo no cargar con más de 7 u 8 kg en la mochila; yo lo hice una vez (15kg) y caminar era lo de menos, porque el dolor de espalda no me dejaba ni respirar… novatadas!!

   Lo primero que debes meter en la mochila es un kit de emergencia que contenga: una manta térmica (de las de color oro); un silbato para poder avisar si nos perdemos o tenemos un accidente; vendas por si sufres alguna torcedura; anti-inflamatorios; tiritas “compedd” para ampollas y rozaduras (créeme, te salvan la vida!); cualquier medicación específica que tomes regularmente; linterna o luz frontal por si te cae la noche; y una pastilla de sales minerales por si en algún momento te flaquean –más de lo normal- las fuerzas.

Señal Pequeño Recorrido
   Aunque a lo mejor no tengas que utilizarlo, ten siempre a mano: crema solar (aunque sea inverno), teléfono móvil con gps activado, y un mapa de la zona que vas a recorrer por si hay dudas en el camino y así poder aclarar situaciones, identificar los GR (Gran Recorridos) y PR (Pequeños Recorridos) sin perder de vista marcas, señales, rocas y fitas de dichos recorridos.

   Evidentemente asegúrate de estar bien hidratado, así que cada vez que puedas reponer agua, no pierdas la oportunidad! Lo deseable es terminar el recorrido con agua en la mochila, es decir… nunca te quedes sin agua. Referente a la comida yo soy más de un buen bocata y una pieza de fruta, pero reconozco que para distancias largas o de varios días, prefiero las barritas energéticas ya que no ocupan espacio, no pesan y aportan mucha energía.

   Si tienes previsto pernoctar, no te dejes el saco de dormir en casa!!! Y para tu tranquilidad llévate apuntado en un papelito (para tener siempre a mano) los teléfonos de los refugios y la distancia que hay entre cada uno de ellos; así podrás llamar para reservar noche o por el contrario, anularla en caso que preveas que no llegarás.

   Por último, desde kilometro30.es te deseamos una gran jornada de montaña y, sobre todo, que disfrutes mucho del entorno respetando la naturaleza… así que no olvides llevar una bolsa para regresar con todos los desechos a casa.


Mucha salud! Y Muchos kilómetros!
(JAVI)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...