Entradas anteriores

domingo, 5 de abril de 2015

Correr con cabeza, o correr con piernas?

meta BDN Running
Meta BDN Running
   (JPG) A continuación del último post Cómo fue el camino al 10mil de la BDN Running compartiré contigo mi experiencia en la BDN Running, pero más que una crónica, como suele ser habitual, intentaré transmitir mis sensaciones y reflexiones después de dejar pasar el subidón, la alegría, y también las agujetas.

   Si lees Cómo fue el camino al 10mil de la BDN Running sabes ya el "peregrinaje" que pasé para llegar a la línea de salida.  Pues la sensación de carrera no fue menos.  No llevaba mayores expectativas que la de correr y disfrutar.  No había objetivo de tiempo, por tanto no haría caso al crono; el ritmo sería el que marcaran mis piernas.  

Sensaciones de carrera

   Pistoletazo de salida!  Habían más de 3mil corredores y pensé que esta vez, por lenta que fuera, no sería de las últimas, así que me ubico con Javi en medio de la masa de runners.   Arrancamos con el paso de la primera subida en el kilómetro UNO!  Sin apenas calentar me enfrento a lo que representa para mi un total y absoluto bloqueo mental.  Siento las piernas pesadas y la zancada muy corta; aun y así voy adelantando gente en la subida.  Aprovecho la bajada para estirar las piernas e intentar coger mi ritmo pero sigo sin encontrarme cómoda... no sé correr con tanta gente.  No me preocupo; me digo a mi misma que MI carrera empieza en el kilómetro 5.  Tengo que llegar "fresca" a la mitad de la carrera porque lo cierto es que no he entrenado mucho y me falta fondo, así que no puedo apretar mucho.  

bdn running
Corriendo a abrazar a mi cuñado que espera en meta
   Aunque Javi me va diciendo que vamos bien, mi sensación es que voy lenta... muy lento, y justo en el kilómetro 5 me encuentro con el segundo subidón que me cae como un ladrillo sobre los hombros.  Empiezo a dudar si terminaré la carrera... siento que las piernas no me dan "gas", pero realmente lo que me pesa es la "cabeza".  Vuelvo a hacer "limpieza mental" y me pongo un segundo inicio de carrera: cuando salga del Parque de Can Solei i Cal Arnús estiro piernas y cojo ritmo.  Es kilómetro 7, así que me queda carrera para rodar... pero no consigo tener las buenas sensaciones de los entrenos...  Javi sigue insistiendo que voy bien... yo solo escucho que me da ánimos para que siga adelante, para que no me detenga...  

   Me muero de ganas de ver la carita de mi peque y cruzar meta con él.  Sería la primera vez que cruzaríamos los tres "corriendo"... tenía tantas ganas de coger su manita para que nos acompañara hasta el final que apreté los dientes kilómetro y medio antes de meta.  En ese momento Javi me dice: vas tan bien como en el kilómetro uno y yo pensé madre mía, voy tan lenta como al principio... quieres saber a que ritmo vas?, me pregunta, no, le dije, estoy dando todo lo que tengo, no hay más.  Cogemos recta final y veo a los abuelos con mi peque en brazos; le hago señas a Javi (porque ya no podía hablar... ni pestañear) para que lo cogiera y lo pusiera al suelo para entrar los tres corriendo.  La imagen que tenía en la cabeza se hizo realidad... había conseguido mi objetivo real y más personal.  Una vez más mi familia es mi mayor motivación.

   Después de los primeros abrazos, felicitaciones y fotos de rigor Javi me pregunta si quiero saber cuánto tiempo hice.  Siendo optimistas la idea era hacer cerca de 1 hora 5 minutos... pero mis sensaciones me indicaban que había corrido a un ritmo cercano a los 7' así que pensé que con suerte estaría sobre la 1hora y 10 minutos.  En ese momento carecía totalmente de importancia,  así que le dije que sí, con cierto desgano...

Reflexionando

   1hora y 2minutos!!! Ni en mis mejores sueños había pensado en hacer este tiempo (para mi: tiempazo!).  Además prácticamente al mismo ritmo durante toda la carrera. Pero cómo es posible, no me sentí cómoda, las piernas no me respondían... La respuesta: no había corrido nunca a ritmos tan rápidos, mi cuerpo no conocía esas sensaciones, y mi mente no hacía más que "malas lecturas".   Sin embargo sí había hecho el trabajo físico: los entrenos (los pocos que pude hacer) fueron de calidad y estaban dando resultados.  La pregunta que me surge ahora es: cómo habría sido mi carrera si mi cabeza hubiese recibido esos estímulos cómo positivos?

bdn running
Foto final con mi dos "motorcillos"
   Iolanda López escribe en su libro Femenino Sin Límetes sobre los Pensamientos Limitantes.  De estos pensamientos todos tenemos un puñado... unos más que otros, pero los tenemos.  La diferencia está en qué hacemos con ellos y cómo los gestionamos.   Estoy segura que para "modificar" estos pensamientos en carrera solo me hace falta experiencia, es decir, correr, correr y correr.  En una carrera de 5km me siento segura; es una distancia que tengo más por la mano y sea como sea el recorrido (con subidas, bajadas, lluvia y baches) sé que voy a llegar y, por tanto, soy capaz de arriesgar y disfrutar como una loca.  Pero los 10km siguen siendo una incógnita. 

   Ahora me doy cuenta que en la BDN Running las piernas me fueron por delante; mi cuerpo estaba preparado para dar más de lo que me creía capaz.  Pero no había entrenado la mente ni la confianza.  Excluyendo lo físico, la única fuerza que me empujaba era la emocional: correr con Javi y cruzar meta con mi hijo corriendo por primera vez.  

   Fuerza física, mental y emocional.  Quizás el éxito en el running, como en la vida, es el equilibrio.

   Sabiendo esto y conociéndome un poco mejor, cómo serán mis próximo 10km? mejores o peores, no lo sé... diferentes, seguro!

(JPG)

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...