Entradas anteriores

lunes, 13 de abril de 2015

Pedrada en el gemelo: por qué y cómo tratarlo

calentamiento efectivo en solo 7 minutos
Click Aquí: Calentamiento efectivo en solo 7 minutos.
(Javi) Todo fisioterapeuta ha escuchado decir alguna vez  a un paciente, sobretodo si son deportistas, que "iba corriendo y de repente sentí una pedrada en la pierna". En la mayoría de casos esto es sinónimo de rotura fibrilar del músculo gemelo (gastrocnemio) o sóleo de la pierna.

El paciente que viene a la consulta nos explica que notó un pinchazo agudo y repentino en la zona interna de la pierna por la parte posterior. En las primeras horas de la lesión, el dolor es muy limitante, apenas dejándote caminar y haciéndolo cojo. Dependiendo de la zona donde se produzca la rotura puede haber también un hematoma.  Pero sin duda lo que sí habrá siempre es un edema interno y el paciente notará muy duro el músculo.

Es una lesión que afecta en muchas disciplinas deportivas, pero sobre todo al corredor, y son muchos los factores que pueden provocar esta lesión, pero seguramente se habrá producido por una suma de varios factores y no solo por uno de ellos aislado.




Hagamos repaso de cuáles pueden ser los motivos:

1.- Un calzado inadecuado para entrenar. Para elegir un calzado hay que tener en cuenta nuestro peso, forma física, pisada,  kilómetros que sumamos a la semana y superficie por la que corremos. Por esto, antes de comprarte las "zapas más molonas" del mercado, te recomiendo que investigues por internet, preguntes a otros corredores y sobre todo vayas a una tienda de confianza para que te asesoren correctamente. 

2.- Calentamiento insuficiente. Es importantísimo tener la musculatura a la temperatura adecuada antes de realizar entrenos de calidad que nos demanden ritmos a más intensidad, ya que necesitamos que el músculo se pueda contraer a gran velocidad y estirarse sin sufrir daños. Si el músculo no está preparado para esta demanda... plaf!

3.- Exigencias no acordes con la realidad.  A veces queremos evolucionar rápidamente para una competición, por aburrimiento o para presumir con los colegas, pero lo cierto es que a veces nos "pedimos cosas" para las que todavía no estamos preparados.  Es muy importante tener objetivos acordes a nuestra capacidad y que evolucionen con la constancia.  Hay que preparar nuestro cuerpo para un salto cualitativo sin someterlo a un estrés innecesario que podría conducirnos a la lesión.

4.- Sobre-entrenamiento.  La suma de kilómetros -sin control- provocará fatiga muscular y la consecuente tensión que hará más fácil su rotura.

5.- Falta de estiramientos post entreno.  No son mágicos pero sí muy necesarios. Si el músculo se enfría en posición de acortamiento, este tendrá una rigidez mayor y por tanto falta de flexibilidad, haciendo que tenga más tensión muscular por el acortamiento del mismo. (post: alejar lesiones en 15 minutos de estiramientos)

6.- Pérdida de líquidos y sales minerales.  Sobre todo en carreras de larga distancia es muy importante estar bien hidratado y hacer un aporte adicional de sales debido al desgaste al que sometemos a nuestra musculatura, si no se debilitará.

   Ya tienes seis claves para evitar esa "pedrada"... pero y si aun así, una tarde te pilla despistado y te golpea en el gemelo... qué debes hacer?  El tratamiento vendrá dado por la lesión, es decir, tanto las semanas de tratamiento como la terapia aplicada vendrá determinada por la gravedad de la misma.

No te voy a engañar, normalmente se tarda de 3 a 6 semanas en rehabilitar un músculo dañado.  Te preguntarás: Por qué tanto tiempo????!!!!  Estamos locos???!!!

Aquí van los motivos; toma nota:

1.- La primera semana el paciente necesita reposo absoluto ya que las fibras nuevas que formarán la cicatriz son demasiado frágiles y se pueden volver a romper con una ligera tensión.

2.- Al principio se tratará la zona para rebajar la inflamación y el edema causantes del dolor local. También se realizará un masaje suave y se tratará la cicatriz de la rotura a partir de las 48 h con la técnica de "Ciryax" (Masaje transverso profundo, más info aquí).

3.- Pasados 5 días de la lesión podemos tratar el músculo con la técnica de "punción seca" para liberar más rápida y eficazmente la tensión existente en la musculatura. (Más info aquí)

4.- Al cabo de unos 10 días el paciente ya puede empezar a realizar carrera continua sin grandes ritmos ni excesiva tensión. También se iniciarán ejercicios de contracción excéntrica de la musculatura.

5.- Pasadas 2 semanas iremos incrementando los kilómetros y el ritmo de los entrenos combinándolos con descargas de la musculatura y estiramientos de más intensidad, continuando con el trabajo excéntrico de la musculatura.

6.- A la tercera semana, si todo va bien y se respetan los tiempos de recuperación,  el paciente ya empieza a realizar entrenos  de calidad.

Mi recomendación? releer los primeros seis puntos de este post para no olvidarlos, y después una visita al fisio, por lo menos una vez al mes, para descargar la musculatura  como medida de prevención para tener la musculatura al 100x100 y así disfrutar de los entrenamientos.

(Javi)









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...