Entradas anteriores

jueves, 11 de junio de 2015

Periostitis Tibial Anterior, lesión común del corredor

(JAVI) Periostitis Tibial Anterior... si te suena de algo este nombre tan largo para una lesión, es que eres Corredor y me arriesgo a decir que Corredor de Larga Distancia... me equivoco? ;)

   Así que empezaremos diciendo que la Periostitis es un dolor muy común en los corredores y sobretodo en los de larga distancia.

   Pero...  ¿Qué es el periostio? Es un membrana que recubre al hueso  y que  dota a éste de vasos sanguíneos y de nervios sensitivos, nutriéndolo y dándole sensibilidad.

   Pero... ¿Cómo es el dolor de la Periostitis del Tibial Anterior? es un dolor agudo y quemante en la zona de la tibia, sobretodo por la zona interna de la pierna.  Lo notarás más en la zona interna de la pierna (aunque el músculo tibial anterior no pasa por ese recorrido), porque el periostio está estrechamente ligado con los músculos soleo y gemelos, tibial posterior y flexores de los dedos.  Por tanto, cualquier sobresolicitación de esos músculos, repercutirá en ese periostio.  El dolor agudo en la zona vendrá dictaminado por el ejercicio, dolerá prácticamente desde el principio de la marcha y cesará al reposo.  Sin embargo, si la lesión está muy instaurada, puede que el paciente refiera dolor incluso en reposo y se agravará con el simple roce de una sabana o la ropa, pudiendo tener incluso dolor nocturno.

   Y... ¿Cuáles son las causas? Enumeramos:
 ·Calzado inadecuado.
 ·Correr por terrenos irregulares.
 ·Sobreentrenamiento.
 
 ·Falta de estiramiento de la zona y musculatura implicada.
 ·Pies planos o pisada irregular (supinador/pronador)
 ·Traumatismos directos.

   Y... ¿Cómo se puede evitar? Para evitar este tipo de lesiones, recomendamos la misma recieta que funciona para evitar cualquier lesión:
 ·Entrenamiento planificado por un profesional para evitar sobreentrenamientos.
 ·Valoración de un podólogo que podrá asesorarnos sobre nuestros pies y si es necesario la colocación de unas plantillas para corregir cualquier deficiencia de la marcha.
 ·Entrenar por terrenos menos irregulares y más suaves y amortiguados, como por ejemplo por tierra compactada.
 ·Tener el calzado de entrenamiento y competición en óptimas condiciones;  vigilar sobre todo que la suela no esté demasiada desgastada y por ello cambie la "huella" de la pisada y, que tengan toda la amortiguación que necesitamos por nuestra complexión.
 ·Realizar a conciencia los estiramientos.
 ·En caso de notar alguna molestia en los entrenamientos, correr con medias compresivas para evitar la vibración del músculo (que agravaría las molestias).
 
 ·Visitar a un fisioterapeuta que pueda descargar la musculatura afectada.  No nos cansaremos nunca de recordar que la fisioterapia debería ser más una práctica de prevención que una práctica de rehabilitación.


   Espero que sea la primera y última vez que escuchas hablar de Periostitis Tibial Anterior ;)

(JAVI)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...